Archivo de la etiqueta: Religion

¿Qué pasa con los mormones?

En El Nuevo Diario hablaron hoy del sitio web Family Search, en donde la iglesia de los santos de los últimos días (los mormones) documentan el árbol genealógico de millones de usuarios. Según la nota en END, tienen 4 millones de registros de nicaragüenses en sus bases de datos, pero no porque haya 4 millones de mormones en el país, sino porque “Las fotos de actas de nacimiento, defunción y matrimonio que se encuentran en el sitio web, se tomaron con el permiso de las alcaldías”, según una integrante de la comunidad. Estos datos son útiles para ellos porque “esta denominación religiosa alberga la creencia de los “bautismos de fallecidos”, es decir, que aunque las personas hayan muerto pueden alcanzar la salvación y sus familiares pueden colaborar en el proceso, describe Rivera.”

Es decir, registran a los muertos sin preguntarles a los familiares. En la foto que ilustra esta noticia pueden ver una copia en baja resolución de lo que publican en su portal.

Mi familia ha sido históricamente católica, y estoy seguro que no les caerá en gracia esto.

¿Cómo obtiene esta gente estos datos? ¿Quién en la alcaldía responde por esto? ¿Quién protege esta información?

El Opio Del Pueblo

Siguiendo el blog de Cornelio encontre este texto de Carlos Marx sobre la crítica a la religión, famoso por ser la fuente original de la frase: La religión… es el opio del pueblo. El texto habla desde la perspectiva histórica del momento (Alemania y Francia, 1840) pero vale la pena repasarlo para entender a que se refiere exactamente con la metafora del Opio. Copio aquí el fragmento que me es relevante.

Aclaración: Usualmente no leo completos los blogs de Cornelio, pero ya que reposteo un texto básico de Marx hice un mayor esfuerzo.

Contribución a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel*

En Alemania la crítica de la religión se halla fundamentalmente terminada. Ahora bien, la crítica de la religión es el presupuesto de toda crítica.

La existencia profana del error se halla comprometida, desde que ha quedado refutada su celestial oratio pro aris et focis [Se refiere a la obligatoria plegaria en cada servicio religioso en favor de los regentes]. Tras buscar un superhombre en la realidad fantástica del cielo, el hombre se ha encontrado sólo con el reflejo de sí mismo y le ha perdido el gusto a no encontrar más que esta apariencia de sí, el anti-hombre, cuando lo que busca y tiene que buscar es su verdadera realidad.

El fundamento de la crítica irreligiosa es: el hombre hace la religión, la religión no hace al hombre. Y ciertamente la religión es conciencia de sí y de la propia dignidad, como las puede tener el hombre que todavía no se ha ganado a sí mismo o bien ya se ha vuelto a perder. Pero el hombre no es un ser abstracto, agazapado fuera del mundo. El hombre es su propio mundo, Estado, sociedad; Estado y sociedad, que producen la religión, [como] conciencia tergiversada del mundo, porque ellos son un mundo al revés. La religión es la teoría universal de este mundo, su compendio enciclopédico, su lógica popularizada, su pundonor espiritualista, su entusiasmo, su sanción moral, su complemento de solemnidad, la razón general que la consuela y justifica. Es la realización fantástica del ser humano, puesto que el ser humano carece de verdadera realidad. Por tanto, la lucha contra la religión es indirectamente una lucha contra ese mundo al que le da su aroma espiritual.

La miseria religiosa es a un tiempo expresión de la miseria real y protesta contra la miseria real. La religión es la queja de la criatura en pena, el sentimiento de un mundo sin corazón y el espíritu de un estado de cosas embrutecido. Es el opio del pueblo.

La superación de la religión como felicidad ilusoria del pueblo es la exigencia de que éste sea realmente feliz. La exigencia de que el pueblo se deje de ilusiones es la exigencia de que abandone un estado de cosas que las necesita. La crítica de la religión es ya, por tanto, implícitamente la crítica del valle de lágrimas, santificado por la religión.

La crítica le ha quitado a la cadena sus imaginarias flores, no para que el hombre la lleve sin fantasía ni consuelo, sino para que arroje la cadena y tome la verdadera flor. La crítica de la religión desengaña al hombre, para que piense, actúe, dé forma a su realidad como un hombre desengañado, que entra en razón; para que gire en torno de sí mismo y por tanto en torno a su sol real. La religión no es más que el sol ilusorio, pues se mueve alrededor del hombre hasta que éste se empiece a mover alrededor de sí mismo.

Es decir que, tras la superación del más allá de la verdad, la tarea de la historia es establecer la verdad del más acá. Es a una filosofía al servicio de la historia a quien corresponde en primera línea la tarea de desenmascarar la enajenación de sí mismo en sus formas profanas, después que ha sido desenmascarada la figura santificada de la enajenación del hombre por sí mismo. La crítica del cielo se transforma así en crítica de la tierra, la crítica de la religión en crítica del Derecho, la crítica de la teología en crítica de la política.

  • Crítica de la Filosofía del Estado de Hegel; México: Editorial Grijalbo S.A. 1968. Disponible también online en formatos PDF. Busquenla en Google o algo así.