Más alla de una pantalla

Red Social
Red Social. Foto de DraXus, Flickr, Licencia CC BY

En ‘Consumidores y Ciudadanos, Conflictos multiculturales de la globalización’ (García Canclini, 1995, Ed. Grijalbo, México), un libro de extensión mediana “a mitad de camino entre un libro de investigación y un conjunto de ensayos”, el autor nos expone varios textos sobre como el acto de Consumir es también un acto racional, una manera de pensar, y por ultimo, una forma de crear identidad o redes de identificación.

El libro es relevante al 2.0 Encuentro en cuanto nos habla de como los nuevos hábitos de consumo nos separan de la interacción social tradicional, transforman nuestros hábitos, y con ellos, la forma en que construimos sociedad, democracia, y ciudadanía.

En el capítulo 8, Políticas multiculturales e integración por el mercado, nos dice que tenemos una nueva forma de estratificarnos socialmente, de un nuevo tipo de clases sociales. (Este capítulo fue escrito en 1994, pero luego actualizaremos su contexto)

  1. “Las grandes masas, sobre todo en los países periféricos, ven limitada su incorporación a la cultura global por el acceso exclusivo a la primera etapa de las industrias audiovisuales: los entretenimientos y la información que circulan en radio y televisión de acceso gratuito.”
  2. “Algunos grupos (minoritarios) de las clases medias y populares han podido actualizar y sofisticar su información como ciudadanos al participar en una segunda etapa del uso de medios comunicacionales, que abarca los circuitos de televisión por cable, la educación ambiental y sanitaria, la información política a través de vídeos, etc.”
  3. “Sólo pequeñas franjas de las elites empresariales, políticas y académicas están conectadas a las formas más activas de comunicación, es decir, a ese tercer sistema que incluye el fax, el correo electrónico, las antenas parabólicas, la información y el intercambio lúdico que se extienden desde la filmación de vídeo aficionados hasta la construcción de redes internacionales de tipo horizontal.”

De 1994, mucho ha cambiado de ese entorno a nuestros días. Las capacidades del 3er. grupo se han convertido en actividades inherentes a cualquiera que tenga acceso a internet, algo ya común entre el 2do y 3er. grupo. La producción de vídeo como un ejercicio lúdico ayudo a crear y llenar de contenido Youtube.com, y las redes de tipo horizontal existen de un modo casi esencial a la naturaleza propia del internet, como son las redes de periodismo ciudadano, de software libre, o de distribución de cultura bajo licencias libres Creative Commons. Incluso grupos del 1er tipo están entrando de modo directo al uso de las Tecnologías de la Información, creando redes internacionales en funcionamiento ahorita mismo.

Tomando en cuenta esta actualización necesaria, releamos lo que concluye García Canclini sobre estos estratos:

Favorecer el acceso generalizado a las dos últimas modalidades de comunicación es una condición clave para desarrollar formas democráticas actuales de ciudadanía, o sea vinculadas con la información internacional y con capacidad de intervenir significativamente en los procesos de integración global y regionales. La complejidad multinacional de programas como los de contaminación ambiental, tráfico de drogas e innovaciones tecnológicas y culturales, requiere información que trascienda los espacios locales aun nacionales, acciones coordinadas en una esfera pública supranacional.

El 2.0 Encuentro nos ayudará a impulsar (más) ese proceso entre todos nosotros como colectivo y no como nodos inconexos y separados.

El Opio Del Pueblo

Siguiendo el blog de Cornelio encontre este texto de Carlos Marx sobre la crítica a la religión, famoso por ser la fuente original de la frase: La religión… es el opio del pueblo. El texto habla desde la perspectiva histórica del momento (Alemania y Francia, 1840) pero vale la pena repasarlo para entender a que se refiere exactamente con la metafora del Opio. Copio aquí el fragmento que me es relevante.

Aclaración: Usualmente no leo completos los blogs de Cornelio, pero ya que reposteo un texto básico de Marx hice un mayor esfuerzo.

Contribución a la Crítica de la Filosofía del Derecho de Hegel*

En Alemania la crítica de la religión se halla fundamentalmente terminada. Ahora bien, la crítica de la religión es el presupuesto de toda crítica.

La existencia profana del error se halla comprometida, desde que ha quedado refutada su celestial oratio pro aris et focis [Se refiere a la obligatoria plegaria en cada servicio religioso en favor de los regentes]. Tras buscar un superhombre en la realidad fantástica del cielo, el hombre se ha encontrado sólo con el reflejo de sí mismo y le ha perdido el gusto a no encontrar más que esta apariencia de sí, el anti-hombre, cuando lo que busca y tiene que buscar es su verdadera realidad.

El fundamento de la crítica irreligiosa es: el hombre hace la religión, la religión no hace al hombre. Y ciertamente la religión es conciencia de sí y de la propia dignidad, como las puede tener el hombre que todavía no se ha ganado a sí mismo o bien ya se ha vuelto a perder. Pero el hombre no es un ser abstracto, agazapado fuera del mundo. El hombre es su propio mundo, Estado, sociedad; Estado y sociedad, que producen la religión, [como] conciencia tergiversada del mundo, porque ellos son un mundo al revés. La religión es la teoría universal de este mundo, su compendio enciclopédico, su lógica popularizada, su pundonor espiritualista, su entusiasmo, su sanción moral, su complemento de solemnidad, la razón general que la consuela y justifica. Es la realización fantástica del ser humano, puesto que el ser humano carece de verdadera realidad. Por tanto, la lucha contra la religión es indirectamente una lucha contra ese mundo al que le da su aroma espiritual.

La miseria religiosa es a un tiempo expresión de la miseria real y protesta contra la miseria real. La religión es la queja de la criatura en pena, el sentimiento de un mundo sin corazón y el espíritu de un estado de cosas embrutecido. Es el opio del pueblo.

La superación de la religión como felicidad ilusoria del pueblo es la exigencia de que éste sea realmente feliz. La exigencia de que el pueblo se deje de ilusiones es la exigencia de que abandone un estado de cosas que las necesita. La crítica de la religión es ya, por tanto, implícitamente la crítica del valle de lágrimas, santificado por la religión.

La crítica le ha quitado a la cadena sus imaginarias flores, no para que el hombre la lleve sin fantasía ni consuelo, sino para que arroje la cadena y tome la verdadera flor. La crítica de la religión desengaña al hombre, para que piense, actúe, dé forma a su realidad como un hombre desengañado, que entra en razón; para que gire en torno de sí mismo y por tanto en torno a su sol real. La religión no es más que el sol ilusorio, pues se mueve alrededor del hombre hasta que éste se empiece a mover alrededor de sí mismo.

Es decir que, tras la superación del más allá de la verdad, la tarea de la historia es establecer la verdad del más acá. Es a una filosofía al servicio de la historia a quien corresponde en primera línea la tarea de desenmascarar la enajenación de sí mismo en sus formas profanas, después que ha sido desenmascarada la figura santificada de la enajenación del hombre por sí mismo. La crítica del cielo se transforma así en crítica de la tierra, la crítica de la religión en crítica del Derecho, la crítica de la teología en crítica de la política.

  • Crítica de la Filosofía del Estado de Hegel; México: Editorial Grijalbo S.A. 1968. Disponible también online en formatos PDF. Busquenla en Google o algo así.