managua-map2

Mi barrio no existe

¿Que es lo que pasa cuando le explicas a muchachos que no usan Twitter que qué es Twitter?  ¿Como se los haces ver como inmediato, cercano, o útil?

Una de las mejores cosas de Twitter (o que todavía conserva) es un habilidad para ser muy económico de producir. No te pide titulo de publicación, tema, categoría, etiquetas. Únicamente te pide (en su forma original quiero recalcar) 140 caracteres.

Lo puedes usar desde la web, mensajitos de texto, conectado a otras apps, o desde smartphones. Es tan simple que puede ser cualquier cosa, pero a la vez es tan simple que es difícil de hacerlo ver relevante.

Cuando me toco explicar en los talleres de Tiempo Digital que utilidad tenía Twitter, decidí probarlo haciendo búsquedas en la red social con los nombres de los barrios o municipios de donde eran los participantes.

El resultado fue positivo y negativo al mismo tiempo. Los muchachos vieron que sus barrios estaban mencionados en la red social, pero negativo porque la mayoría de los tweets eran de noticias de nota roja.

Asesinados, detenidos, denunciados, golpeados. Sus habitantes aparecían en Twitter únicamente bajo titulares de nota de roja. En ocasiones, no tantas como uno quisiera, se les mencionaba como beneficiarios de proyectos del Gobierno o de alguna organización del FSLN (Juventud Sandinista, por ejemplo), pero en todos los casos los tweets eran escritos por personas ajenas a esos barrios o municipios. Los defensores de la nota roja dirán que ellos solo reflejan la realidad, pero no van a negar que de la realidad solo escogen lo rojo. De otra manera no cubren noticias de los barrios marginales (Han visto una nota roja por drogas en Las Colinas o El Carmen?).

Sin embargo, Twitter tiene una barrera de entrada muy baja. Donde un medio de comunicación difunde nota roja, yo puedo publicar otro destacando algo positivo, de mi propia voz. Donde un programa de apoyo asistencial ejecuta proyectos y se retira, yo puedo elevar mi voz, hacerme escuchar, y contar desde mi barrio pasan cosas buenas, malas, pero nuestras. Mi tweet pesa tanto como el de un canal de televisión cualquiera.

En las ultimas semanas se ha visto como Twitter (y Facebook) recojen denuncias locales que son luego retomadas por los medios de comunicación. El caso del Kinder Montessori, o los concursos de traje de baño para niñas en Plaza Inter empezaron en las redes sociales.

Si dejamos que sean otros los que hagan las noticias sobre mi barrio, entonces mi barrio no existe, porque son otros quienes lo presentan al mundo, no nosotros. Pone tu barrio en el mapa. #Tuitealo.

 

 

Masaya de noche

Masaya no es una ciudad nocturna. Puedes recorrer cuadras enteras de noche y la oferta se reduce a fritangas, rosticerias y carnes asadas, o bares con promociones de cerveza o ron nacional.

Hay fritangas de a pie, con mesitas, fritangas con barriles convertidos en fogones, fritangas en la estación central, y cantinas, y eso.

Los mejores locales en “el centro” son Kaffe Caffe, 1900, o Cafe du Parc (o Nani Cafe durante el día). Casi todos tienen paninis. Hay algunas sorbeterias y batidos, pero el menú sigue siendo limitado.

El menú en los bares se compone principalmente de alitas picantes y tostones con distintos acompañamientos. Y para de contar. Pedir una michelada, un mojito, o algun coctel de colores esta fuera de lo pensado. Es la verdad.

Los comercios tienen las puertas cerradas desde las 6PM, y la población mira la novela en sus salas o saca las sillas a la acera.

Inclusive los hoteles solo sirven a sus huéspedes. No ofrecen ambientes ni servicio de restaurante de manera cotidiana.

La oferta más variada es alrededor del parque central, pero el resto son lugares comunes, con roconolas de cinco pesos en el mejor de los casos.

No es que Managua sea la meca de la vida nocturna, en donde cada nuevo restaurante se hace llamar “bistro”; o Granada, que concentra casi todo lo interesante en La Calzada o la costa del lago.

Escuche que hay un plan revitalizar el malecón y toda la zona alrededor del estadio de beisbol. Esperemos así sea.

Esa es mi percepción sobre la ciudad en estos dos años de vivir aquí. Estoy equivocado? Estoy seguro que esto va a mejorar. Ojo ahí, alcaldía!

wpid-eltulearriba.jpg

La Navidad es una calumnia

libertad

El reciente juicio y condena al teniente Yader Montiel por ofender el decoro militar me levanta dos preguntas o dudas.

Según la acusación, el teniente crítico la represión a las protestas contra el canal y las comparó con la Navidad Roja. Esto, para el ejército, es una ofensa mayor con condena de dos años.

Mi primera duda es saber cual es la posición oficial del Ejército sobre los hechos de Diciembre 24.

Es un hecho que existió un operativo de donde fueron tomados más de 50 detenidos, en coordinación con las Policía; y a ninguno se les levantó cargos o acusaciones. Como quien dice, se los levantaron por puro aire.

Mi segunda duda es: cuál es la posición oficial del Ejército sobre la Navidad Roja? Acaso la Navidad es una calumnia? No sucedió? O peor aún, es la Navidad un tabú en la historia militar de Nicaragua?

A pesar que hay informes que explican que la Navidad no fue “tan mala” como la pintan (ver Referencias, sigue siendo un ejemplo de como hacer mal todo.

Imponer el canal y enjuiciar al que cuestione los métodos para llevarlo adelante es llevarnos por un camino de buenas intenciones, directo al infierno.

Here-famous-Oscars-selfie-Ellen-DeGeneres-took-March

Selfies y contraseñas

Desde noviembre me ha tocado dar varios talleres a muchachos y muchachas de secundaria sobre “tiempo digital”, o de como aprovechar mejor su tiempo en la web y redes sociales.

No se si es brecha generacional (estoy viejo) pero los participantes suelen perder contraseñas con una facilidad alta. No es que todas las pierdan, pero siempre había su caso de olvidar la contraseña, o de olvidar todo el correo.

Inscribirse en una red social o recuperar una contraseña es otro clavo.  En Yahoo! Mail hay un gif animado con las letras flotando sobre símbolos de álgebra para resolver un CAPTCHA. Google te pide tu número de telefono. Twitter te obliga (casi) a seguir 40 cuentas escogidos por ellos. Trello y Storify solo están en ingles. En Facebook compartes algo solo por escribir su nombre, pero pedirle el correo a alguien que no conoces usualmente termina con alguien deletreando todo su correo. rodrigoalbertopenalba2015arrobaGmailPuntoCom.

(Supongo que explicar autentificación por doble token o llaves PGP esta fuera de discusión por ahora)

SelfiePunk

Lo que todos los participantes podían hacer con absoluta facilidad era chatear, y chatear, y chatear hasta que se acabe la batería o se queden dormidos. Sea por mensajitos, Whatsapp, Line, o lo que fuera. Y selfies.

(Mea culpa, mi adicción es Twitter pero procuro dejarlo dormir por la noche)

Tendré que resideñar todo el taller en base a apps de chat y emojis, o esperar a que las redes sociales inventen una manera fácil de registrarse a ellas desde cero que no te pida verificar correo, teléfono, llenar dos formularios, y derramar la sangre de los ponies.

Me despeino

Durante el 2014 ocupe este blog como mirror de los artículos que durante algunos meses envie a Confidencial.com.ni.

El tono fue muy académico, quizás demasiado. Hay demasiados blogs de expertos en marketing y comunicación digital, que no esta mal (bueno si) pero quizás eso no refleja todo lo que sucede. Tampoco deseo volver a lo que MarcaAcme y Rockonola hicieron, pues el tiempo es otro. Hay que rescatar el blog como formato, al menos para “mi formato”, el que sea que resulte.

Desde la llegada de las redes sociales el hábito del blog (mi bloggeo) se hizo disperso, esporádico, epigráfico, y lo corregí de algún modo con la columna de comunicación digital.

Además, leer blogs es mucho más difícil ahora. WordPress tiene su sección de “reader” que solo lista blogs de WordPress. Tumblr tiene su propia app, pero triunfa lo visual, no lo textual. Y soluciones como Google Play Kiosko o Flipboard destaca a los grandes portales y magazines, no a los bloggeros.

Sigo a muchos bloggeros en Twitter, pero siempre pierdo lo que dicen en sus blogs, que son mucho más densos, personales, propios, indies.